ya

miércoles, 21 de septiembre de 2011

LA DICTADURA DE PRIMO DE RIVERA


ESPAÑA EN EL PERIODO DE ENTREGUERRAS
 PERIODO DE DICTADURAS: 1923-1931
DICTADURA DE PRIMO DE RIVERA

1. CRONOLOGÍA

-          Del 13 de septiembre de 1923 a enero de 1930: dictadura de Primo de Rivera.
-          De enero de 1930 a febrero de 1931: “dictablanda” del general Dámaso Berenguer.
-          De febrero de 1931 al 14 de abril de 1931: almirante J.B. Aznar.
-          El 14 de abril de 1931 se proclama la II República y Alfonso XIII abandona España.

2. CAUSAS DEL PRONUNCIAMENTO

            Entre las causas debemos citar:
-          La existencia de un régimen constitucional bloqueado y desprestigiado con grave peligro de revolución social, que desde 1917 es incapaz de dar solución a los problemas. En el Manifiesto inaugural Primo de Rivera habla de acabar con el caciquismo, con el bandidaje político, con la indisciplina, con las amenazas a la unidad nacional (frenar el separatismo catalán) ...
-          Evitar que el régimen político se democratizase (el gobierno de García Prieto hablaba de democratizar el sistema). La oligarquía no podía permitir perder el control del proceso político que conllevaría la democratización del sistema.
-          Resolver el conflicto de Annual: afectaba  a los militares y al Rey. Los fracasos en África.
-          Los fracasos militares y la indisciplina militar.
-          La radicalización nacionalista y el auge del terrorismo que afectaba a la unidad de España.

3. EL PRONUNCIAMENTO

            El golpe se viene preparando durante el verano de 1923, había dos núcleos:
           
-          Un grupo de generales, preocupados por el tema de Marruecos, que conspiraban en Madrid (Cavalcante, Berenguer, Saro y Dabán) a favor de un cambio de gobierno con mayor presencia militar, para frenar los problemas que afectaban a los militares.
-          El núcleo de Barcelona: querían solo militares para zanjar el problema de Marruecos y modificar la naturaleza del sistema político al tiempo que se da solución al problema de orden público en Cataluña (alianza burguesía-militares).

El golpe triunfó sin resistencia, políticos y opinión pública se mostraron favorables al movimiento. Contó con el apoyo de los conservadores, de la derecha católica y de la Lliga regionalista de Cataluña, incluso el PSOE y la UGT mantienen una posición de no enfrentarse (más adelante colaborarán en el gobierno). Finalmente, cuando el Rey[1] nombró a Primo de Rivera como jefe de gobierno, el 14 se septiembre de 1923, evitó cualquier resistencia.
La formación de un gobierno dictatorial no es un hecho aislado de España sino que también se produce en otros países de Europa por las dificultades económicas, los problemas sociales y el auge del comunismo.
            Primo de R. se presentó como un regeneracionista (cirujano de hierro), justificó su acción con el objetivo de regenerar la vida política española y dar solución a los males. Buscó el apoyo del pueblo mostrando interés por los problemas cotidianos. Fue un régimen autoritario, populista, paternalista y optimista.

4. ETAPAS DE LA DICTADURA

4.1 DIRECTORIO MILITAR: 1923-1925

            Una vez derrocado el gobierno constitucional se formó un Directorio militar (hasta diciembre de 1925) compuesto por ocho generales y un almirante, y como jefe  Primo de Rivera. En el Manifiesto Inaugural, aunque se decía que se formaba un “directorio inspector militar con carácter provisional”, la verdad era que nacía con vocación de institucionalizarse, sobre todo, cuando el monarca se negó a reabrir las Cortes. En el Manifiesto se presentaban con voluntad regeneracionista política e social. Se presentaba como “el cirujano de hierro” con la idea de resolver los problemas del país. Entre las acciones más importantes tenemos:

Los intentos de regeneración de la vida política. El combate al caciquismo fue unas de las acciones más sistemáticas para intentar regenerar. Con tal objeto suspendió la Constitución de 1876, disolvió las Cortes y ayuntamientos y elaboró un Estatuto Municipal (1924) y otro Provincial (1925) (hechos por Calvo Sotelo). Se les daba más autonomía (descentralización) y se  mezclaba la representación corporativa con la elección popular[2]. También fueron creados los delegados gubernativos, en cada cabeza de partido judicial, para regenerar la vida pública y desarrollar la economía. El resultado fue la sustitución de unos caciques por otros, pero no se soluciona el caciquismo.

            Para solucionar los problemas de orden público, sobre todo en Cataluña, se mantuvo la declaración de estado de guerra (hasta 1925) y se llevó a cabo una fuerte represión sobre las organizaciones obreras. Para colaborar en el mantenimiento del orden público se organizó el Somatén[3] en toda España, paisanos armados colaborando con los mandos militares. El número de huelgas y atentados bajó espectacularmente. La CNT tuvo que pasar a la clandestinidad y se radicalizó.

            En cuanto al problema del separatismo y de la defensa de la unidad de España, intentó potenciar un nacionalismo de Estado que defendiera la unidad de la patria (en ese sentido la creación de un partido gubernamental, la Unión Patriótica, que pretendía proporcionarle apoyo social a la Dictadura). Estas acciones chocaron con los nacionalistas: en un primer momento la Lliga apoyó al régimen, pero la disolución de las diputaciones y la supresión de la Mancomunidad de Cataluña en 1925 los llevó al enfrentamiento. Además, se llevó a cabo una política restrictiva sobre el empleo de las lenguas y símbolos nacionales que molestó mucho a los nacionalismos.

            El problema de Marruecos fue otro de los temas que había que solucionar. En lo referente a las responsabilidades: se celebró un juicio contra los encausados que acabó en amnistía. La segunda parte era continuar o no en Marruecos; se adoptó la posición de mantener el Protectorado (por la presión de los militares). Primo de Rivera se nombró Alto Comisionado de Marruecos, en 1924, y potenció las acciones militares. Se llevó a cabo el desembarco de Alhucemas (1925), y Abd-el-Krim se entregó a los franceses acabando la guerra en 1927. Aumenta el prestigio del ejército y del Dictador.

4.2 EL DIRECTORIO CIVIL (1925-30)

            Después de controlar el orden público y de los éxitos de Marruecos, Primo de Rivera formó un Directorio Civil. La intención era volver a la “normalidad”. La intención era institucionalizar el régimen a través del Corporativismo. Frente a la idea de una sociedad como suma de individuos, una sociedad compuesta por agrupaciones o “cuerpos intermedios” que regulan las relaciones sociales (modelo da Italia fascista). El nuevo régimen se basaba en un gobierno y leyes fuertes, en el orden social, en la representación corporativa y en el espíritu cristiano. Este novo modelo se intentó plasmar a través de:

-          Creación de un partido único, la Unión Patriótica[4]. Sirve para darle apoyo popular y para seleccionar a la gente para la administración y altos puestos del Estado. La primera nace en Valladolid en 1924 y se extendió a toda España. Pero no logró consolidarse como partido de masas. Formaron parte los políticos conservadores, católicos, funcionarios, ricos propietarios y miembros de la burguesía.
-          Constitución de una  Asamblea Nacional Consultiva (como un pseudoparlamento), cámara corporativa formada por representantes de instituciones locales y de la administración central, de la Unión Patriótica, etc. La principal función era elaborar las leyes constituyentes por las que se debía regir el nuevo sistema político y nombrar los miembros de las instituciones. Después era de carácter consultivo. Llegó a presentar en  1929 un proyecto de Constitución que fue retirado por la falta de apoyo y la crecente oposición al dictador.
-          La organización Corporativa del Trabajo. Implantada a partir de 1926. Para regular las relaciones entre trabajadores y patronos, restaurar el orden en el trabajo y aumentar la producción. Se creaban comités paritarios por oficios y corporaciones integrados por obreros y patronos, con un presidente nombrado por el gobierno. Regulaba salarios y conflictos. Permite paz social y consolidación del régimen.
-          La renovación de la élite política: frente a los intereses de los partidos una política gestionada por militares o técnicos.   

5. LA POLÍTICA ECONÓMICA Y SOCIAL

La economía fu una de las preocupaciones básicas ya que era una parte de la regeneración de España y de la consolidación de la dictadura. La Dictadura de Primo de Rivera se benefició de la buena coyuntura económica de los años 20 y de la “paz social” que tiene, por lo que sus resultados son buenos; pero en un contexto de excesivo proteccionismo y sin fomentar la competencia, modernización y aumento de productividad. Los más beneficiados serán los burgueses  industriales, financieros y terratenientes.
           
Sus acciones fueron encaminadas en dos direcciones:
-          Intervencionismo del Estado (Creación del Consejo de Economía Nacional, 1924).
-          Nacionalismo económico (arancel proteccionista de 1924).

En ese sentido se regula todo el mercado interior y se intenta evitar que sectores básicos de la economía cayesen en dependencia extranjera. De este modo se fomentó la creación de monopolios (Telefónica, CAMPSA) fundamentales para el desarrollo de sectores básicos, se apoyó a las empresas a través de subvenciones y se fomentó el consumo de productos nacionales frente a los importados.

Además, se puso mucho empeño en el desarrollo de las obras públicas e infraestructuras (carreteras y ferrocarril) como motor de la economía, y en la política hidráulica (creación de las confederaciones hidrográficas en 1926) para obtener energía eléctrica.
Potenciaron industrias básicas como las de producción de cemento, eléctricas, automovilísticas  y de uso y consumo, para recoger las producciones nacionales y abastecer a una población en crecimiento.

En política social (imitación del modelo fascista italiano) el fin era evitar la conflictividad obrera, conseguir la pacificación social para un mayor crecimiento económico. En ese sentido la ideología corporativa se adaptaba perfectamente. Las relaciones laborales se organizaban en una corporación que integraba paritariamente a patronos y obreros (comités paritarios) para regular: salarios, condiciones de trabajo y arbitrar en los conflictos. Todos los comités agrupados piramidalmente en la Organización Corporativa Nacional, creada en 1926. Al mismo tempo la Dictadura promovió una intensa legislación laboral a través del Código de Trabajo de 1926 que beneficiaba a los trabajadores e intentaba alejarlos de los partidos de izquierdas. Finalmente, el apoyo que le prestó la UGT (Largo Caballero formó parte del Consejo de Estado) y la represión sobre las otras organizaciones obreras (CNT y católicos) le da la “paz social” que el régimen necesitaba.

6. LA OPOSICIÓN A LA DICTADURA

            La oposición tardó en manifestarse y vino de:
-          de los viejos partidos del turno,
-          de los militares, enfrentados entre “africanistas” y “peninsulares” (la Sanjuanada de 1926) o el enfrentamiento y disolución del cuerpo de artillería por el tema de los ascensos,
-          del nacionalismo catalán. F. Maciá,
-          del republicanismo (formación en 1926 de la Alianza Republicana con Lerroux, Azaña, Marcelino Domingo...),
-          de los intelectuales: Unamuno, Ortega y Gasset, Blasco Ibáñez...,
-          de los universitarios,
-          de la CNT: los más radicales formarán en 1927 la FAI (Federación Anarquista Ibérica), partidarios de la insurrección popular,
-          del PSOE.



7. LA CAÍDA DA DICTADURA

            Durante 1929 el Directorio Civil vio empeorar su situación por el aumento de la oposición y el empeoramiento de la economía. En enero de 1930 Primo de Rivera consultó entre los militares el apoyo con el que contaba y el resultado lo llevó a la dimisión el 29 de enero. Había perdido el apoyo de la derecha (ni militares ni monárquicos lo respaldaban) y la depreciación de la peseta le restaba el apoyo de la burguesía.




8. LA CAÍDA DE LA MONARQUÍA

            El general Dámaso Berenguer es nombrado en sustitución de Primo de Rivera. La intención era el regreso al sistema de la Restauración. La “dictablanda” de Berenguer se preocupó más de mantener el orden que en convocar elecciones, lo que hizo que se acelerase la preparación del camino de la República. Pensaban que podían volver al régimen de la Restauración como si no pasara nada (“error Berenguer” de Ortega y Gasset, es decir que el error no es solo que Berenguer quiera actuar como si no pasara nada, sino que el error es que el rey nombrara a Berenguer con esa intención).
            En agosto de 1930, republicanos, catalanistas de izquierda y PSOE firmaron el Pacto de San Sebastián por el que se comprometían a darle una alternativa a la Monarquía, constituyendo un comité revolucionario que se convertiría en gobierno provisional de la futura República. También acordaron: derrocar la monarquía y establecer la república, convocar elecciones, reconocer autonomías, garantizar libertad política y religiosa, etc. Se suceden los intentos de proclamar la República sin éxito (12 de diciembre de 1930 en Jaca, los capitanes Fermín Galán y García Hernández detenidos y fusilados; el 15-12-30 en el aeródromo de Cuatro Vientos, Queipo de Llano, Ramón Franco e Ignacio Hidalgo).
 En febrero de 1931 el almirante Juan Bautista Aznar sustituye a Berenguer. Convoca primero  elecciones municipales (esperando no tener un resultado muy desfavorable para la monarquía) para el 12 de abril de 1931. Se convirtieron en un plebiscito a favor o en contra de la Monarquía. Los resultados se conocen el 14, obteniendo las candidaturas republicanas la victoria en las grandes ciudades (las monárquicas en el medio rural) y proclamándose la  II República. Alfonso XIII abandonaba España.  
           
           
           




[1]              ¿Podía el Rey conocer los planes del golpe? Da igual, ya que los asumió. Por otra parte, ya se mostrara crítico con el régimen parlamentario y favorable a un gobierno militar  no muy duro.
[2]              Reducción a 23 años para votar, concesión del derecho de voto restringido a las mujeres. Cargos de elección popular y corporativa.
[3]              Formación oriunda de Cataluña que pretendía el mantenimiento del orden público y la defensa de la propiedad privada.
[4]              Sería un “partido político, pero apolítico, que ejerce una acción político-administrativa”: oscila entre un movimiento de apoyo y propaganda á Dictadura sin significado político y partido único del régimen.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada